Local

A 30 años de La Hiena de Querétaro

¡Comparte!

Por: Yehimy García

A treinta años de aquel suceso ocurrido en 1989, el cual puso en la mira al Estado marcando su historia con la ya conocida “Hiena de Querétaro”, recordamos el hecho que a través del tiempo ha conservado el interés entre el público, los cuales se han dado el tiempo de realizar reportajes ingresando a la casa donde ocurrió la tragedia.

Claudia Mijangos nació en Mazatlán, Sinaloa, donde fue coronada como reina de belleza; tiempo después, se casó con Alfredo Castaños con quien tuvo tres hijos: Claudia María, Ana Belén y Alfredo Antonio; tras la muerte de sus padres, deciden mudarse a Querétaro, donde abrió una tienda de ropa para dama.

“La Mijangos” era una mujer católica, había sido maestra de Catecismo, Ética y Religión en el Colegio “Fray Luis de León”, donde estudiaban sus tres hijos.

Se dice que el matrimonio de Claudia con Alfredo tenía graves discusiones ya que comenzó a dar señales de problemas psicológicos, e incluso ya habían tomado terapia en pareja pero esto no solucionó los conflictos entre ellos, por lo cual tomaron la decisión de disolver su matrimonio, quedando ella con la custodia de sus tres hijos.

Varios testimonios de personas allegadas a ella aseguran que La Mijangos se obsesionó con un sacerdote de nombre Ramón, el cual daba clases en el mismo colegio donde ella impartía sus clases.

Un día antes de la tragedia, Alfredo Castaños llevó a sus hijos a una kermés realizada en el colegio, al regresar por la noche a su casa, Claudia y Alfredo tuvieron una fuerte discusión por lo cual Alfredo decidió dejar a los niños con su madre que se encontraba con crisis nerviosa.

En la madrugada del 24 de abril de 1989, “La Mijangos” despertó por voces en su cabeza que le decían que “Mazátlan había desaparecido, se había caído” y que “todo Querétaro era espíritu”, posteriormente se levantó y llamó a una amiga a las 04:00 am, la cual le dijo que en la mañana iría a verla, algunas versiones aseguran que Claudia colgó el teléfono y se dirigió a la cocina donde tomó 3 cuchillos con los cuales atacó a sus hijos, siendo el más pequeño, Alfredo, el primero en morir ya que su madre se apoyó sobre la cama donde se encontraba durmiendo, le tomó la mano izquierda y se la amputó; la mayor de los tres, Claudia María al escuchar los gritos de su hermano menor se dirigió a la habitación de donde provenían los ruidos encontrando a su madre, la cual en un impulso se dirigió hacia ella para ocasionarle las mismas lesiones, Claudia hija decidió correr hacia la parte baja de la casa en un intentó fallido de escapar de su madre, mientras que Ana Belén se encontraba en su habitación cuando al igual que su hermano su madre decidió amputarle su muñeca aunque no fue completa ya que el hueso, músculo y tendones la sostenían. Al terminar con la vida de sus hijos Claudia decidió quitarse la vida sin tener éxito.

Al llegar su amiga al lugar encontró una escena desgarradora en la habitación, donde se encontraba Claudia juntó a los cuerpos de sus hijos, por lo que decidió dar parte a las autoridades correspondientes.

Tras investigaciones  se determinó darle una sentencia para inimputables con una duración de 30 años, los cuales se cumplen este día 24 de abril de 2019.