Local

Obispo denuncia robo a iglesia en Amealco

¡Comparte!

A través de la cuenta oficial de Diosesis de Querétaro en el Facebook, el Obispo Faustino Armendáriz Jiménez, denunció un robo en el Santuario de la Preciosa Sangre de Nuestro Señor Jesucristo, San Juan Dehedó, municipio de Amealco. 

Todo habría ocurrido la madrugada del jueves y los ladrones cargaron, entre otros objetos de valía religiosa, con las Copas del Cáliz, urnas con limosnas y hasta el Santísimo.

Aquí la carta que el mismo Obispo escribe a los fieles sobe el hecho:

Muy queridos hijos:
Con mucha tristeza he recibido la noticia sobre el robo que se perpetró en el Santuario de la Preciosa Sangre de Nuestro Señor Jesucristo, San Juan Dehedó, Amealco, Qro., durante la madrugada de este 7 de julio; profanando y robando las especies eucarísticas; y objetos sagrados, por lo que, es necesario reparar ese ofensa hecha a Jesucristo sacramentado y de pedir perdón a Dios Nuestro Señor por este reprobable acto, a él es preciso honrarlo con culto de adoración (Cf. Catecismo de la Iglesia Católica, 1418).

Por este motivo les extiendo la presente, para que a la brevedad posible se organice en el Santuario y en todas las Parroquias de la Diócesis, un Acto de Desagravio al Santísimo Sacramento y que quede constancia de ello.

Les recuerdo que: «la Iglesia en que está reservada la Santísima Eucaristía debe quedar abierta a los fieles para que puedan hacer oración ante el Santísimo Sacramento» (c. 937), por lo que, les invito a que visiten frecuentemente a Jesús, y le presenten sus anhelos y cargas, para que éstas sean ligeras y llevaderas, además de acrecentar el cuidado y velación del Sagrario, y reforzar con más ímpetu la Cofradía del Santísimo Sacramento o bien, animarla con la presencia de otros grupos dedicados a promover el culto a la Sagrada Eucaristía.

La celebración de la Sagrada Eucaristía se continúe realizando; elevando a Dios la oración por quienes llevaron a efecto esta lamentable acción y para que crezcamos en el amor a la Sagrada Eucaristía. Sobre todo, debemos poner especial atención en acrecentar en todos los fieles la responsabilidad de la custodia y el cuidado de los Sagrarios, a fin de que, en ninguna comunidad en que se tenga la reserva, ¡Ningún Sagrario esté solo!

La Santísima Virgen María, interceda por nosotros y nos enseñe a custodiar el tesoro más grande de nuestra fe y roguemos por aquellos que han hecho este acto para que Dios les conceda arrepentimiento y conversión.

En la Sede Episcopal de Santiago de Querétaro, a los 08 días del mes de julio del año 2016.

Fraternalmente en Cristo y María:
+Faustino Armendáriz Jiménez

Obispo de Querétaro

Pbro. Dr. Jorge Hernández Nieto

Canciller