Local

Se requieren acciones urgentes para mitigar efectos de la contaminación: Observatorio Ciudadano

¡Comparte!

En la primera sesión del foro “Movilidad y Sustentabilidad”, realizada el pasado viernes 2 de agosto, en la Facultad de Ingeniería de la Universidad Autónoma de Querétaro, presentamos una ponencia respecto del transporte colectivo y su vinculación al eje Zaragoza.

La fecha también coincide con la puesta en marcha del sistema RedQ, hace seis años, en agosto de 2013. Luego del análisis que este observatorio realizó a los documentos que sirvieron para incrementar la tarifa en los años 2015 y 2018, nos percatamos de lo siguiente: De acuerdo con notas de prensa, antes de la implementación de RedQ en 2013, había entre 1450 y 1500 unidades de transporte colectivo en operación, con un estimado de 600 mil viajes diarios en promedio. Para 2015 (con RedQ en operación), la flota vehicular había disminuído a 1231 unidades de transporte colectivo, pasando a 516 894 viajes diarios en promedio.

El estudio de diciembre de 2018, informa que hay 1045 unidades de transporte y 453 513 abordajes diarios promedio. Desde la implementación de RedQ (agosto 2013), han dejado de circular más de 400 unidades de transporte colectivo (casi la tercera parte), con una pérdida de viajes diarios de cerca de 150 mil, (la cuarta parte).

Es de llamar la atención que el número de automóviles nuevos adquiridos en Querétaro en el periodo 2014-2018, es de cerca de 30 mil unidades anuales en promedio. Estamos de acuerdo con la organización internacional Greenpeace, en exigir un transporte colectivo en el que podamos confiar para realizar nuestras actividades diarias y que sea una alternativa más rápida y más barata respecto del automóvil particular.

Es desolador saber que nuestra ciudad, además, es ya una de las más contaminadas de la República, a pesar de su tamaño relativamente pequeño. También lo es, saber que las peligrosas partículas PM 2.5 ya están instalándose en cerebros y sistema circulatorio de las y los queretanos, con los problemas de salud que acarrean al cuerpo de las personas de todas las edades, problemas hoy irresolubles.

Es desolador saber que no contamos con políticas públicas orientadas a reducir el uso del automóvil particular y por el contrario, se siguen ampliando vialidades antes que impulsar otro tipo de movilidad sustentable y/o menos dañina con el ambiente. Al ritmo que vamos, la celebración de los 500 años de fundación de la ciudad de Querétaro no se llevará a cabo. La contingencia ambiental impedirá las actividades al aire libre.

Es urgente, como ya lo hacen muchas ciudades en el mundo, comenzar a restringir el uso del automóvil hasta reducirlo al mínimo, y reorientar el gasto en mantenimiento y construcción de vialidades hacia el transporte colectivo y la movilidad sustentable. La semana previa, Londres comenzó los estudios para desaparecer los autos de su entorno en el año 2030 y sustituirlos por transporte colectivo, bicicletas, motopatines y zonas peatonales, ¿cuándo veremos eso en nuestra ciudad? Ojalá que cuando eso ocurra, no sea demasiado tarde.